Salud capilar

Esto es lo que tienes que hacer (y lo que no) para proteger tu cabello en invierno

El invierno es una estación del año que puede ser muy perjudicial para nuestro cabello si no tomamos las medidas adecuadas.

Si no quieres que el invierno dañe tu cabello, debes tomar una serie de precauciones para su buen mantenimiento
Si no quieres que el invierno dañe tu cabello, debes tomar una serie de precauciones para su buen mantenimiento

time 3 min

17.11.2018 - 22:00

Durante el invierno tenemos la costumbre de tomar baños y duchas con el agua más caliente y de manera más prolongada. Esto hace que las altas temperaturas del agua acaben retirando el aceite del cuero cabelludo, también conocido como manto hidrolipídico, una capa protectora del cuero cabelludo que tiene como función lubricarlo a la vez que protege la hebra, manteniéndola hidratada. Con la retirada de este aceite natural, el pelo puede quedar con un aspecto seco, quebradizo y con las puntas abiertas, por eso hay que extremar su cuidado en invierno. 

Pero, ¿cuáles son los cuidados que hay que seguir? Daniele Sigigliano, director creativo de Blow Dry Bar Madrid, nos los cuenta. 

1. Agua caliente. Uno de los principales enemigos del pelo durante el inverno es el agua caliente. Al deshidratar la hebra, aumenta la caída y provoca descamación del cuero cabelludo. En muchos casos esta descamación se confunde con la caspa.
Solución: puedes ducharte con agua caliente pero en vez de dejar el pelo mojado durante todo el baño, deja el lavado de tu cabello para el final. Protege tu pelo con un gorro de ducha de plástico para evitar que se moje antes de tiempo. Una vez hayas terminado el baño o la ducha, comienza la higiene de tu melena. No es lo mismo exponer el pelo a agua caliente durante 20 o 30 minutos que solo dejarlo durante los últimos minutos del baño.

2. Exceso de grasa. Durante el inverno disminuimos la frecuencia del lavado del pelo. Al no sudar tanto como en verano es normal que nos dure limpio más tiempo, pero esta pequeña demora puede provocar, a largo plazo, un aumento de grasa en el cuero cabelludo.
Solución: no tardar tanto en lavar el pelo y cuando se haga, no utilizar el agua muy caliente. Hay que tener hábitos de higiene similares en todas las épocas del año.

3. Pelo quebradizo. Es normal que los procesos químicos sean uno de los mayores factores de la rotura del pelo durante el invierno. El frío, además, hace que la hebra se endurezca y se quiebre con mayor facilidad.
Solución: después de aplicar tinte o mechas, es importante hidratar el pelo en profundidad. También es aconsejable no salir de casa con el pelo mojado ya que el agua que se queda en la hebra se solidifica, facilitando la rotura de la hebra.

Con la retirada de este aceite natural, el pelo puede quedar con un aspecto seco, quebradizo y con las puntas abiertas

4. Falta de brillo. Hay personas que solo hidratan el pelo durante el verano. Otras, dejan la mascarilla en el pelo durante 5 minutos mientras se duchan y se aclaran, un hábito extendido en España y que es impensable en países en donde el pelo se mima y se cuida como principal exponente de la imagen de una persona. El cabello está formado por varias escamas llamadas cutículas; el agua caliente, la falta de hidratación, el uso incorrecto de los tintes y mechas hacen que las escamas se abran. El pelo con una cutícula abierta rechaza la luz del día, además de perder su queratina natural, de ahí la ausencia de brillo.
Solución: no dejar para última hora los cuidados del pelo. Hidratar el cabello durante todo el año entre dos veces al mes dejando la mascarilla reposar durante 30 minutos y dándole calor para que refuerce su penetración. Reforzar estos cuidados con tratamientos capilares específicos en el salón.

5. Secador, ¿sí o no? Lo normal es que durante el inverno el secador se convierta en nuestro aliado. El problema llega cuando utilizamos una temperatura muy alta y dejamos el bocal del secador muy cerca del pelo por mucho tiempo.
Solución: para que el secador no dañe tu pelo, disminuye la temperatura y no lo expongas muy cerca de la hebra. Una vez hayas terminado de secar tu cabello, pasa el secador con aire frío por todo tu pelo. Esto ayudará a que las escamas abiertas por el calor se cierren con aire frío.

6. Caída del pelo. El invierno es la estación en la que más cabello perdemos. Nuestra predisposición a comer alimentos con más grasas y nuestro sistema inmunológico está expuesto al frío, causas que incrementan la caída de la melena.
Solución: evitar el estrés, acudir al médico para que te recomiende vitaminas para el pelo y poner en práctica todos estos cuidados.

7. Complementos capilares. Gorras, sombreros y boinas contribuyen a dar un toque chic a tu look, pero el uso constante y sin descanso hace que el pelo no respire, provocando una proliferación de hongos y bacterias.
Solución: no usar todos los días el mismo modelo, ir cambiando. Lavar estos complementos y los que no se puedan mojar, dejarlos tendidos en días de sol para que cojan aire, así se evitará la proliferación de hongos. El uso de sombreros, boinas o gorros con el pelo mojado no es recomendable.

Porque tú eres lo más importante... Estetic.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto