El agua termal, una alternativa dermatológica

La firma dermocosmética Uriage ha celebrado recientemente su 25 aniversario y sigue apostando por el Agua Termal para la formulación de sus productos.
El agua termal, una alternativa dermatológica

1 min

13.03.2017 - 12:45

En Estetic.es nos hemos ido de cumple… Y es que, hace pocos días que Uriage celebró su 25 aniversario para celebrar una etapa de logros hacia el desarrollo de nuevas técnicas y cuidados dermatológicos con el objetivo de mejorar la salud y la belleza de la piel. Eso sí, siempre sin olvidar su razón de ser: el Agua Termal de los Alpes Franceses.
Cada años acuden miles de pacientes a la estación de la firma para tratar sus afecciones dermatológicas, reumatológicas, otorrinolaringológicas o respiratorias con agua termal

De hecho, el manantial de donde proviene fue reconocido de interés público en 1877 y se usa con fines terapéuticos en la Estación Termal de Uriage, donde cada año acuden miles de pacientes para tratar sus afecciones dermatológicas, reumatológicas, otorrinolaringológicas o de las vías respiratorias con el agua termal.

Gracias a ella, la firma dermocosmética se ha podido adaptar a todos los tipos de piel mediante la utilización de este principio activo para tratar las patologías dermatológicas más frecuentes, pero también para proteger y reforzar la piel a diario previéndola de afecciones y manteniéndola saludable.

Aunque todos los productos de todas sus líneas la contienen, el agua termal se envasa en spray para crear su producto estrella, el Spray Agua Termal de Uriage. Se trata de una alternativa indicada, precisamente, para vaporizar en el rostro, el cuerpo, los ojos o las mucosas, en cualquier momento, y según las necesidades para hidratar, proteger o aliviar.

El modo de uso pasa por pulverizar y dejar actuar mañana y noche para el cuidado de las pieles reactivas y sensibles, después del afeitado o agresiones climáticas, para hidratar, proteger y refrescar, para cuidar las mucosas y la piel del bebé; o para el cuidado de aquellas pieles dañadas con dermatosis inflamatorias crónicas (eccema, dermatitis atópica, psoriasis, rosácea, cuperosis o dermatites seborreica).

De esta manera, su isotonicidad natural preserva la integridad de las células y actúa en perfecto equilibrio con la piel. Al reforzar la barrera cutánea, impide la deshidratación y protege contra las agresiones externas.


Porque tú eres lo más importante… Estetic.es

Escribir un comentario