Avances diagnóstico de la recaída de la leucemia

La secuenciación del ADN de la médula ósea puede llegar a predecir la recaída de la leucemia

Esta técnica es más sensible y precisa que la citometría de flujo y el monitoreo de la aplasia de células B, además debe realizarse tras la terapia CART-T con un tiempo suficiente para intervenir.

ADN (Foto. Freepik)
ADN (Foto. Freepik)

time 3 min

12.02.2022 - 00:15

[banner-DFP_0]

El estudio publicado en la revista Blood Cancer Discovery perteneciente a la Asociación estadounidense para la investigación del Cáncer, trata la manera de predecir la recaída de la leucemia a través de la secuenciación del ADN de la médula ósea  después de la terapia CART-T.

Tisagenlecleucel es un tratamiento de células T del receptor de antígeno quimérico (CAR-T), un tipo de terapia en la que se recolectan las propias células T de los pacientes, que se reprograman con el objetivo de atacar una proteína conocida como CD19 que se expresa en la superficie de las células cancerosas y regresó al paciente para combatir la ALL y el linfoma.[banner-DFP_1]

Michael Pulsipher, autor principal del estudio y profesor de pediatría y jefe de terapia celular y trasplantes en el Hospital de Niños de Filadelfia y la Universidad de Pensilvania, explica que más del 80% de los pacientes tratados con tisagenlecleucel experimentan una remisión completa, pero alrededor de la mitad de los que experimentan remisión requieren de un tratamiento adicional, como un trasplante de médula ósea. La predicción podría permitir a los pacientes que necesitan un trasplante comenzar el proceso antes de que la enfermedad vuelva a aparecer y así obtener mejores resultados.

"Este es el primer artículo que muestra un enfoque que identifica marcadores de recaída que son muy específicos, lo que permite a los médicos agregar terapia adicional"

"Nuestra recomendación actual para los centros que administran tisagenlecleucel es hacer un seguimiento de las células B en la sangre mensualmente, utilizando una prueba estándar, como una forma de predecir a los pacientes con mayor riesgo de recaída", dijo Stephan Grupp, autor de parte del estudio, además añadió que  "el seguimiento de la aplasia de células B no es ideal porque solo recoge parte del riesgo de recaída".

El autor señaló que es necesario identificar a los pacientes que se dirigen hacia un beneficio más a largo plazo que podrían no necesitar más terapias.[banner-DFP_4]

El grupo de investigadores descubrieron que la citometría de podía detectar una célula cancerosa por cada 10.000 células sanguíneas, mientras que  el monitoreo de la secuenciación de ADN de la enfermedad residual mínima (NGS-MRD) tiene la capacidad de detectar una célula cancerosa de 1 a 10 millones de glóbulos. Esto mostró un aumento del 131% de muestras positivas detectadas a través de NGS-MRD, en comparación con la citometría de flujo.

De los pacientes con cualquier ADN patológico detectable a los tres o seis meses después de la infusión, el 100% experimentó una recaída o por otro lado una progresión a otra terapia. La detección de NGS-MRD también pudo diagnosticar a las personas en riesgo mucho antes de la recaída. Aquellos que tenían positividad para NGS-MRD en los niveles más bajos recayeron una media de 168 días después de la prueba positiva, y el ensayo detectó el 100% de las recaídas. Por el contrario, la citometría de flujo fue positiva en una mediana de 52 días antes de la recaída y pasó por alto el 50% de las recaídas.

Otro de los resultados que aportó esta investigación se basa en que la NGS-MRD también fue más precisa que la aplasia de células B para predecir una recaída. Tres meses después del tratamiento, la recuperación de las células B no predijo la recurrencia, mientras que los pacientes con una muestra de NGS positiva tenían un riesgo 12 veces mayor de recurrencia.

“Hasta la fecha no ha habido informes que exploren sistemáticamente el uso de la evaluación de la ERM molecular después del tratamiento con tisagenlecleucel"

Una de las recomendaciones de Pulsipher es que NGS-MRD debería complementar la monitorización de la aplasia de células B, no reemplazarla. El valor predictivo de NGS-MRD fue menor en el punto de tiempo de un mes, lo que refleja un riesgo mayor de 4.87 veces para los pacientes positivos. La recuperación de células B tuvo un valor predictivo más alto después del tratamiento, y los pacientes positivos experimentaron un riesgo 3.33 veces mayor, que según el autor es insuficiente por sí solo, debido a la incapacidad del método para identificar las células tumorales que carecen del receptor CD19

Michael Plsipher SaludDigital
 

"Este es el primer artículo que muestra un enfoque que identifica marcadores de recaída que son muy específicos, lo que permite a los médicos agregar terapia adicional antes de la recaída que la evitará", dijo Pulsipher.

Sara Ghorashian y Jack Bartram, hematólogos pediátricos del Great Ormond Street Hospital for Children en Londres, escribieron en un comentario sobre este estudio: “Hasta la fecha no ha habido informes que exploren sistemáticamente el uso de la evaluación de la ERM molecular después del tratamiento con tisagenlecleucel. Hay utilidad en los datos de Pulsipher al proporcionar, comparando la citometría de flujo con NGS-MRD más allá de la sensibilidad aumentada ya establecida de este último, pero lo que es más importante, también explorando el umbral óptimo de positividad y el tiempo de espera para la recaída de un resultado positivo para obtener el mejor biomarcador de riesgo de recaída", concluyeron.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto