SALUD ÍNTIMA

Flujo vaginal: cuándo debemos preocuparnos

Es muy común que nos encontremos con varios tipos de flujo vaginal a lo largo del ciclo menstrual, puesto que cambia de forma cíclica en apariencia, consistencia y volumen.

Salud íntima (Foto. Freepik)
Salud íntima (Foto. Freepik)

time 2 min

27.11.2021 - 22:00

Es muy común que nos encontremos con varios tipos de flujo vaginal a lo largo del ciclo menstrual, puesto que cambia de forma cíclica en apariencia, consistencia y volumen. Por ello es importante que conozcamos los diferentes olores, texturas y colores para saber detectar si nuestro flujo es normal o presenta alguna anomalía.

Belén Gómez, ginecóloga en el Hospital Infanta Leonor, incide en que ''es necesario revisar nuestro flujo de forma periódica y familiarizarnos con él durante las distintas fases del ciclo menstrual. Un gesto tan simple como este nos ayudará a conocer el estado de nuestra vagina para prevenir infecciones y poder abordar a tiempo las afecciones que se nos puedan presentar''.

Estos son los puntos a los que debes prestar atención para comprobar que tu flujo está dentro de la normalidad: un flujo claro y acuoso es un signo de un flujo vaginal normal; cuando el flujo es claro y elástico, como la clara de huevo, es signo de estar ovulando; el volumen de flujo aumenta en los días anteriores a la ovulación, y bajará en el primer o segundo día tras la ovulación; a veces puedes notar un flujo marrón o con sangre, que es normal si ocurre durante o después del ciclo menstrual; y un flujo sin olor o con un olor suave no desagradable también indica un flujo vaginal normal.

Es muy común que nos encontremos con varios tipos de flujo vaginal a lo largo del ciclo menstrual, puesto que cambia de forma cíclica en apariencia, consistencia y volumen

La doctora Gómez recuerda que ''el flujo vaginal también cambia cuando te excitas sexualmente, así como durante y después del embarazo. Estos son cambios normales, propios de las situaciones concretas que experimenta nuestro cuerpo. No obstante, los cambios repentinos en el olor, color o consistencia de tu flujo son los que indican que algo más está sucediendo dentro de ti. Por eso, es importante que sepamos detectar cualquier cambio significativo en nuestro flujo y poder abordar así cualquier afección que se nos presente''.

¿Y cómo puedo detectar si mi flujo vaginal es anormal? Para identificar un flujo anormal debemos prestar atención a cuatro características que indicarán si estás experimentando cambios significativos: consistencia (el flujo se vuelve mucho más aguado o espeso y más texturizado); color (secreción gris, verde, amarilla o marrón); volumen (aumento significativo e inesperado); y olor (metálico, a pescado o solo diferente).

La doctora Gómez señala que ''la secreción vaginal atípica puede ser síntoma de un desequilibrio bacteriano, una infección, una ETS o, en raras ocasiones, cáncer de cuello uterino. Es importante acudir al ginecólogo para llevar un control periódico y poder anticiparnos a cualquier afección. Para mantener tu vagina saludable evita las duchas vaginales y usa protección durante la actividad sexual''.

Para contribuir al estado saludable de nuestro flujo disponemos de productos de calidad que están formulados para cuidar de la zona íntima de forma diaria. Es el caso de Chilly Protect, la variante de la marca que proporciona más defensa y protección. Su fórmula está enriquecida con extractos de tomillo y salvia, que favorecen la acción protectora frente a agentes externos. Además, está potenciada con una molécula antiolor, eficaz contra los olores y tiene un pH 5, por lo que respeta el equilibrio natural fisiológico de las mucosas genitales externas y de las zonas cutáneas que las rodean, ayudando a proteger la zona vaginal.

Porque tú eres lo más importante... Estetic.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto