Menú
Ante la crisis sanitaria

“Aquí nadie sobra”: así trabajan en esta residencia de enfermos dependientes

Ponemos el foco en las iniciativas puestas por la residencia de mayores La Santina, un hogar para personas mayores que padecen alguna enfermedad degenerativa, como puede ser el alzhéimer.

En esta residencia de enfermos dependientes trabajan para que los residentes sientan que es el lugar más seguro en esta crisis (Foto. La Santina)
En esta residencia de enfermos dependientes trabajan para que los residentes sientan que es el lugar más seguro en esta crisis (Foto. La Santina)

time 4 min

05.04.2020 - 00:00

En estos días estamos escuchando algunas noticias que nos llenan de preocupación. Como, por ejemplo, que en Cataluña se esté planteando la posibilidad de dejar a las personas mayores de 80 años en el último eslabón de la asistencia.

“Una decisión de este calibre abre la veda a la selección de las personas en función de si son rentables o no. Si ‘valen’ o no. ¿Qué pasa entonces con todos aquellos que un día tuvieron plenas capacidades físicas y mentales y en el último tramo de su vida, su cabeza se ‘perdió’ en algún lugar que no conocemos o su cuerpo no responde a los estímulos del cerebro?”, expresa con gran preocupación a ConSalud.es la residencia privada La Santina..

Las residencias de ancianos y de enfermos dependientes se han convertido en uno de los grandes focos de contagio en nuestro país. Son ya decenas las que se han visto sobrepasadas por la crisis. 

“Estas personas están siendo las grandes olvidadas en el interés informativo. Solo sabemos de ellas por las noticias publicadas en relación a algunas residencias donde se han encontrado residentes que habían fallecido y en que estaban en sus camas”, explican señalando que, afortunadamente, son casos excepcionales.

La realidad es que la inmensa mayoría de los profesionales que se dedican a cuidar a personas mayores con algún tipo de enfermedad física y/o mental, desarrollan un trabajo abnegado que no establece diferencias entre el deber y la humanidad de sus cuidados. Y, para comprobarlo, ponemos el foco en La Santina.

"¿Qué pasa entonces con todos aquellos que un día tuvieron plenas capacidades físicas y mentales y en el último tramo de su vida, su cabeza se ‘perdió’ en algún lugar que no conocemos o su cuerpo no responde a los estímulos del cerebro?"

Se trata de un hogar para personas mayores que padecen alguna enfermedad degenerativa, como puede ser el alzhéimer. En ella conviven grandes dependientes con personas que necesitan algún tipo de apoyo o ayuda puntual. Hace años que tienen sus rutinas establecidas de acuerdo a estos dos grandes grupos de atención. Alimentación, aseo, talleres de diferente índole, ocio… paseos por un jardín lleno de flores, por su pequeño huerto o por su pequeña granja. Por supuesto, la visita de sus familiares.

Ante la expansión del virus, Alberto González, su director, junto al doctor Alfredo Arévalo y la psicóloga Cristina Sánchez, intuyeron que debían preparase. Por este motivo, incrementaron las medidas de profilaxis que utilizan de forma habitual.

MEDIDAS Y PROTOCOLOS DE SEGURIDAD

Explican que, para ellos, el gel hidroalcohólico no ha sido un descubrimiento como lo ha sido para la inmensa mayoría de la gente. Como las mascarillas o la limpieza exhaustiva de espacios y enseres. Pero aumentaron los recursos.

Cuando las noticias avisaban de que la COVID-19 ya estaba en Italia, el equipo sociosanitario de La Santina comenzó a preparar a sus pacientes y también a sus familias, introduciendo estas novedades en las rutinas ya establecidas con cada residente, con el objetivo que de estos las asumieran paulatinamente de forma natural.

santina1

Algo que ha sido la clave para el éxito del bienestar en el que siguen viviendo estas personas. Si cambiar hábitos está suponiendo una prueba de resiliencia para el conjunto de la sociedad, para estas personas habría sido muchísimo más complicado.

Si cambiar hábitos está suponiendo una prueba de resiliencia para el conjunto de la sociedad, para estas personas habría sido muchísimo más complicado

“Habitualmente, desarrollamos con ellos un taller de lectura de periódicos y actualidad, con la idea de mantener a nuestros residentes en el mundo real, en la medida de sus capacidades cognitivas actuales”, explica Cristina Sánchez.

“Hace dos meses que introdujimos la lectura y posterior comentario de las noticias sobre los efectos del coronavirus. Para cuando el Estado de Alarma estaba decretado, ellos ya sabían muchas cosas sobre sus consecuencias. Más que mucha gente que vive su vida normalmente”, añade la psicóloga de la residencia.

Al mismo tiempo, los profesionales encargados de sus cuidados, comenzaron a mostrarles otras maneras de relacionarse, como sustituir los besos y abrazos con un toque de codos, más sonrisas y saludos con las manos a cierta distancia. Un adiestramiento que se extendió a las familias.

santina3

Hoy, las familias están agradecidas de haber sido pioneros en ser cautos. Saben que no pueden visitar a sus familiares, pero las tecnologías y las redes sociales están siendo grandes aliadas. La videollamada está a la orden del día. También pueden seguir todas las actividades e interactuar con ellos a través de Facebook.

Los profesionales encargados de sus cuidados, comenzaron a mostrarles otras maneras de relacionarse, como sustituir los besos y abrazos con un toque de codos, más sonrisas y saludos con las manos a cierta distancia

La presencia física de los familiares se ha sustituido por mayor presencia del personal sociosanitario en los talleres. Como explica el doctor Alfredo Arévalo “además de mis rutinas habituales con los pacientes, mi terapia con ellos se basa en pequeños gestos. Por ejemplo, me siento con ellos en los talleres en los que participan para que sientan mi presencia física. De este modo, refuerzo su confianza, puesto que me conocen y saben que soy su médico”.

“Mi principal objetivo ahora es que cada uno de nuestros residentes se sienta seguro dentro de su fuero interno y asimile que esta situación es extraordinaria para todos, pero que ellos no tienen nada que temer”, destaca el director del centro.

“Queremos que, dentro de su capacidad cognitiva, perciba que su casa, que es esta, sigue siendo el lugar donde se siente confortable y bien atendido. Como también sus familias a las que tengo que agradecer su esfuerzo, apoyo, confianza y comprensión. De momento, no hemos tenido ningún episodio de Coronavirus. Estamos pendientes de monitorizar la temperatura y su estado clínico. La vida aquí fluye con normalidad”, añade.

“Nosotros nos preparamos para ese ‘por si acaso’ porque nuestra residencia, como la inmensa mayoría, es un lugar seguro para estas personas que son muy vulnerables, pero que son personas como cada uno de nosotros. Aquí no sobra nadie”, concluye.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto