"la pandemia silenciosa"

"Sin mejores tratamientos, las bacterias resistentes podrían provocar una crisis como la Covid"

Con motivo de la Semana Mundial de Concienciación del Uso de Antibióticos, la Dra. María del Mar Tomás, portavoz de la SEIMC atiende a ConSalud.es para ahondar en el abordaje de la resistencia antimicrobiana

La Dra. María del Mar Tomás, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. (Foto. SEIMC)
La Dra. María del Mar Tomás, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. (Foto. SEIMC)

time 4 min

23.11.2022 - 17:45

Un problema a la orden del día que se ha incrementado con la pandemia de Covid-19. Una “pandemia silenciosa” que siempre ha estado presente y que se espera que vaya a más. Así es la resistencia antimicrobiana, una problemática de causa multifactorial que hay que atajar desde diferentes prismas, pero siempre con un enfoque ‘One Health’.

Así lo ha defendido en ConSalud.es la portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), la Dra. María del Mar Tomás. La microbióloga clínica atiende a este medio con motivo de la Semana Mundial de Concienciación del Uso de Antibióticos, para ahondar en el abordaje de la resistencia antimicrobiana.

Resistencia antimicrobiana, ¿qué podemos hacer para atajarla?

Tiene causa multifactorial, por eso hay que abordarlo con una estrategia ‘One Health’, es decir, tanto a nivel sanitario, como farmacéutico o veterinario. Y tiene que ser por distintas vías porque las bacterias resistentes se han expandido en diferentes ámbitos.

A nivel clínico, hay que controlar el uso y prescribir mejor los antibióticos. Por otra parte, hay que invertir más en investigación e innovación para dar con nuevas técnicas de detección de patógenos resistentes a los antibióticos, porque cuanto más patógenos detectemos y más rápidamente, mejor podremos tratar a los pacientes. También hay que innovar en tratamientos, ya que las bacterias se han hecho resistentes a la mayoría de antibióticos, mientras que nuevos antibióticos han surgido muy pocos en los últimos años. Por eso hay que desarrollar tratamientos con nuevos mecanismos moleculares y establecer nuevas vías y combinaciones innovadoras con los antibióticos tradicionales para mejorar la eficacia de los tratamientos.

Recetar mal los fármacos, automedicarse, tomar mal los antibióticos… ¿A quién podemos “echarle la culpa” de haber llegado hasta aquí?

Es multifactorial, por eso no se puede decir que haya sido culpa de los profesionales o de los pacientes. Las bacterias tienen capacidad de replicación y ya conocen todos los antibióticos. Ha sido multifactorial, porque, por ejemplo sobre la prescripción de antibióticos, se han encontrado bacterias resistentes en zonas en las que no ha habido un uso previo de antibióticos.

"La especialidad vía MIR supondría una mejora en la resistencia antimicrobiana"

Influye en la resistencia antimicrobiana la globalización y el cambio climático. Las bacterias tienen mecanismos moleculares que favorecen que el antibiótico pueda eliminarse mejor, por eso acaban siendo resistentes.

Sobre la prescripción errónea de antibióticos por parte de los profesionales sanitarios, ¿se está potenciando lo suficiente la formación continuada?

Hay programas de prescripción de antibióticos y cursos de formación para médicos para que hagan un uso adecuado de los antibióticos. Hay que seguir formando, conociendo la epidemiología de las bacterias resistentes en cada zona. Los médicos tienen que estar formados sobre cuál es el antibiótico adecuado según la infección. Y, por supuesto, también tenemos profesionales de Enfermedades Infecciosas que nos pueden ayudar si tenemos dudas.

En este sentido, ¿cómo ayudaría incorporar la especialidad de Enfermedades Infecciosas a la hora de combatir la resistencia antimicrobiana?

La especialidad vía MIR sería una mejora en la resistencia antimicrobiana, así como en el tratamiento de las infecciones y supondría un menor número de ingresos hospitalarios porque las infecciones estarían mejor tratadas y erradicadas de forma precoz. Y viendo lo ocurrido en los últimos años con la pandemia, claramente supondría un mejor control de posibles riesgos sanitarios.

¿Está cerca la creación de la especialidad?

Mis compañeros y yo creemos que sí y estamos esperanzados de que en breve haya buenas noticias.

La resistencia antimicrobiana es un problema palpable, pero ¿está la sociedad igual de concienciada que los profesionales?

Está entre nosotros, pero no demasiado. Las infecciones afectan a todas las edades, pero como las bacterias resistentes no afectan a un gran número de pacientes en un mismo momento y se suelen quedar localizadas en los hospitales, no es tan visible.

"En el momento en el que haya aún más, afecten a personas totalmente sanas y no tengamos tratamiento quedarles, entonces se convertirá en un problema todavía mayor"

Cada vez hay más bacterias resistentes. En el momento en el que haya aún más, afecten a personas totalmente sanas y no tengamos tratamiento quedarles, entonces se convertirá en un problema todavía mayor.

¿Qué enfermedades que hasta ahora tenemos bajo control podrían convertirse de nuevo en un problema?

Las infecciones de transmisión sexual, por ejemplo. Ya hay gonococos que son resistentes a todos los antibióticos y, aunque el tratamiento normal es oral, los pacientes tienen que ir al hospital a recibir tratamiento intravenoso. Tenemos que hacer sinergias o combinaciones entre antibióticos y optar por vías innovadoras como los fagosintéticos o los anticancerígenos.

¿Estamos haciendo lo suficiente por seguir buscando nuevos antibióticos y vías innovadoras?

Nunca es suficiente, pero a nivel europeo cada vez hay más convocatorias y hay potencial. Cuanto más se invierta y más grupos de excelencia trabajan en ello, más posibilidades de encontrar nuevas técnicas de diagnóstico rápido de bacterias resistentes y nuevos tratamientos.

Y como ciudadanos de a pie, ¿qué podemos hacer para combatir la resistencia antimicrobiana?

Lo primero, seguir las indicaciones del profesional sanitario y no tomar antibióticos si no está prescrito por el mismo. También tenemos que tener en cuenta que hasta los alimentos pueden estar contaminados con bacterias resistentes, especialmente si vienen del campo, por eso hay que lavar bien todos los productos procedentes del campo. Además, lavarnos las manos frecuentemente, porque puede ser que en las superficies haya alguna bacteria resistente, que es inocua para la mayoría, pero para otras personas vulnerables puede no serlo.

En resumen, tomar medidas preventivas para evitar infecciones e incluso vacunarnos frente a infecciones víricas como el Covid-19 y la gripe para evitar hospitalizaciones en las que se pueden adquirir estas bacterias resistentes.

Por último, doctora, como portavoz de la SEIMC, ¿qué mensaje lanzarías a la sociedad en materia de resistencia antimicrobiana?

Que nos concienciemos de que estamos ante un gran problema como son las bacterias resistentes. Es una pandemia con la que llevamos años, que está empeorando y que en los próximos años, si no encontramos tratamientos exitosos, podríamos tener otra crisis sanitaria al nivel de la Covid-19.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto