Guerra de Ucrania

El testimonio de Rosa Morant, la enfermera que viajó a Ucrania para ayudar a los refugiados

Esta enfermera valenciana cuenta que una de las cosas que más le impactó de este largo viaje, fue ver que las familias que huían de Ucrania eran personas "como tú y como yo, que por culpa de la guerra lo han perdido todo"

Las enfermeras Rosa Morant y Sara Sbaa, junto a un grupo de niños ucranianos a los que ayudaron a salir del país. (Foto. Rosa Morant)
Las enfermeras Rosa Morant y Sara Sbaa, junto a un grupo de niños ucranianos a los que ayudaron a salir del país. (Foto. Rosa Morant)

time 3 min

12.04.2022 - 17:45

La guerra de Ucrania ha hecho que miles de personas tengan que abandonar sus hogares en buscar de un lugar seguro alejado de las bombas y el conflicto armado. La ayuda humanitaria internacional se ha volcado con el pueblo ucraniano. Es el caso de las enfermeras valencianas Sara Sbaa y Rosa Morant, que recientemente, han viajado a este país en una caravana organizada por la ONG ‘Bombers pel món’ y ‘Bomberos forestales’.

En una semana, organizaron un convoy formado por cinco coches: uno cedido por protección civil de Valencia, dos por los Bomberos de Valencia y otros dos coches particulares. Tras dos días y medio de viaje, llegaron a la localidad de Przemyśl, en Polonia, a 14 kilómetros de la frontera con Ucrania, para entregar material sanitario y ayudar a 24 refugiados a salir del país y llegar a España. “Llevábamos de todo: material sanitario, donaciones, EPIs, algo de comida, desinfectantes, kits de sutura…” comenta Rosa Morant a ConSalud.es, a la vez que añade que lo que más le impactó fue "ver a familias normales, como tú y como yo, que por culpa de la guerra lo han perdido todo".

Bombers pel món viaja a Ucrania para ayudar a refugiados ucranianos. (Foto. Rosa Morant)

Según informa el Colegio de Enfermería de Valencia, la motivación de Sara y Rosa ha sido ayudar de forma altruista. Y es que si estas enfermeras estuviesesn "en la misma situación que en Ucrania, nos gustaría encontrar a personas que realizaran la misma ayuda que estamos prestando”.

“Íbamos a ayudar a 24 refugiados, pero al final fueron 24+3", explica Rosa. "Cuando estuvimos en la estación de tren de Cracovia, que estaba super saturada, un compañero vio a una mujer con dos bebés, que llevaba tres días intentando coger un billete de tren”.

Bombers pel món entrega material sanitario al pueblo ucraniano. (Foto. Rosa Morant)

A raíz de esta situación, esta joven enfermera especializada en emergencias y catástrofes y sus compañeros comenzaron a "mover hilos" para intentar ayudar a esta familia, que llevaba días durmiendo en un polideportivo habilitado para los refugiados. "Iban a las seis de la mañana con los niños para conseguir un billete pero era imposible. Uno de los niños estaba deshidratado y no comía desde hacía días. Tendrían uno y dos años como mucho”.

Los bomberos y las enfermeras consiguieron habilitar una de las furgonetas para añadir un asiento más y, gracias a que los niños más pequeños viajaron en el mismo asiento durante un pequeño trayecto, consiguieron ayudar a esta familia. “Cuando le dijimos que viniera con nosotros, se echó a llorar. La llevamos a un lugar seguro, a una localidad cercana, donde tenía una amiga. Fue muy emotivo y a la vez agridulce, ver la situación en la que estaba esa madre sola con sus bebés”, explica Rosa, a la vez que recuerda que tanto en la estación como en la frontera, principalmente había niños, mujeres y personas mayores.

Un bombero de Bombers pel món se despide de una niña regufiada ucraniana. (Foto. Rosa Morant)“Nos hemos encontrado situaciones muy dramáticas. Además de los horrores de la guerra hemos visto como muchas personas permanecen días y días en las estaciones a la espera de conseguir billetes para poder salir”, apunta Sara Sbaa en una información recogida por el Colegio de Enfermería de Valencia.

NUEVA VIDA EN ESPAÑA

A la llegada a España, cada una de las familias ha tomado un rumbo diferente. Una de ellas ha sido acogida por una organización de la iglesia en Barcelona, mientras que una madre y una hija fueron trasladadas a Torrent, en Valencia, donde tenían un familiar. El resto, partieron recientemente a las provincias de Zamora y Salamanca, donde serán atendidas por la ONG Bomberos Acción Norte y los ayuntamientos de cada localidad.

Para Morant, ha sido un viaje difícil, tanto a nivel psicológico, como de tiempo, ya que son muchas horas de viaje. Con todo, esta enfermera, que se define a sí misma como “muy inquieta”, prevé seguir ayudando de forma altruista. “Tenemos pensado ir a Nicaragua, a formar en materia sanitaria a los bomberos de allí y donar material, como ya hicimos en el Sahara”, concluye.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto