Menú

SEGÚN UN ESTUDIO DEL HOSPITAL VALL D'HEBRON

Revelan nuevas amenazas contra la salud respiratoria en el trabajo

La investigación destaca que la tecnología puede suponer una amenaza en determinados ámbitos laborales de padecer enfermedades pulmonares.
La causa principal de patologías pulmonares en el trabajo es la sílice, presente en los materiales de construcción

3 min

26.03.2017 - 00:00

Las nuevas tecnologías exponen a la salud respiratoria a nuevas amenazas, sobre todo en el ámbito laboral, según un estudio publicado en la revista especializada The Lancet en el que participa el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. La investigación constituye la versión más actualizada de la revisión de riesgos a los que se exponen los trabajadores que pueden provocar patologías respiratorias. A pesar de que, en general, se conocen las causas y las formas de evitar gran parte de las enfermedades pulmonares con origen en el lugar de trabajo, el número de muertes provocadas por estas patologías es elevado en muchas zonas del mundo. La cifra es especialmente preocupante en países de rápido crecimiento económico, puesto que no implementan medidas de control para evitar la exposición. El fenómeno se acentúa, además, con el desarrollo de las nuevas tecnologías, que añaden nuevas amenazas ocupacionales.

Las cifras de enfermos pulmonares de origen laboral son especialmente preocupantes en países de rápido crecimiento
Los investigadores han trabajado durante un año y medio para identificar las vías conocidas hasta ahora de exposición a elementos que pueden provocar enfermedades respiratorias en el lugar de trabajo, pero también las nuevas formas de exposición. La causa principal de patologías pulmonares ocupacionales derivadas de vías no convencionales de exposición es la sílice, presente en los materiales de construcción que se utilizan en sustitución del mármol. Otra de las más habituales es el asbesto, presente en materiales de la construcción ahora prohibidos en la Unión Europea. Sin embargo, todavía se utiliza en muchos países y se calcula que hay 125 millones de personas en el mundo expuestas a este elemento.

NUEVAS VÍAS DE EXPOSICIÓN

Uno de los aspectos más destacados del estudio y que lo convierte en “una revisión de referencia”, según Xavier Muñoz, adjunto del Servicio de Neumología del Vall d'Hebron, investigador del grupo de Neumología del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) y uno de los firmantes del estudio, es el análisis de las nuevas formas de exposición a agentes químicos o material inorgánico. Es el caso de los trabajadores encargados de la decoloración del tejido para fabricar tejanos . Para hacerlo se utiliza un chorro de arena, que provoca partículas volátiles que pueden acabar en los pulmones de la persona que manipula el material, provocando silicosis severa y deterioro de la función pulmonar después de exposiciones breves. A pesar de la prohibición de esta técnica en muchos países, todavía se utiliza en la China, Bangladesh y Pakistán.

La técnica de la fractura hidráulica para extraer gas y petróleo del subsuelo también puede provocar problemas respiratorios a los operarios. La inyección de materiales a presión los puede exponer a ellos y a las personas que viven cerca de las explotaciones a sílice, elementos orgánicos y otros productos que pueden provocar un amplio abanico de problemas respiratorios, como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y cáncer de pulmón.

Unos 600.000 trabajadores mueren por cáncer de pulmón o la llamada enfermedad pulmonar intersticial
La fabricación de pantallas de cristal líquido también es una de las nuevas vías de exposición destacadas. En este proceso se utiliza óxido de indio, un producto que el año 2003 se asoció por primera vez a un caso de neumonitis intersticial en Japón.

Otro grupo de trabajadores expuestos a elementos que poden provocar patologías respiratorias es el de los encargados de la fabricación de palomitas de maíz. En el año 2000, se diagnosticaron ocho casos de bronquiolitis obliterante en el estado de Missouri, en Estados Unidos. El culpable, un producto utilizado como condimento, el diacetil. Ya se han implantado medidas para reducir la exposición a este elemento, que también se utiliza en otras industrias del sector de la alimentación.

También se ha detectado que la exposición a nanopartículas y productos químicos, como compuestos orgánicos volátiles generados durante la combustión de derivados del petróleo, pueden provocar problemas respiratorios. Es el caso de los vendedores que rellenan encendedores en las calles de la India o de las personas que trabajan en gasolineras.

LAS ENFERMEDADES PULMONARES

Según estimaciones de la Organización Mundial del Trabajo (OMT), cada año mueren por accidentes laborales o enfermedad dos millones de trabajadores de una población de 2.500 millones. Una tercera parte de los que pierden la vida por enfermedad, sufren cáncer de pulmón o la llamada enfermedad pulmonar intersticial.


Porque todos necesitamos salud...ConSalud.es

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información Acepto