INFECCIÓN DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Verrugas genitales: síntomas y tratamiento

Son lesiones benignas que se transmiten principalmente por vía sexual, y que aparecen en la zona genital y anal tanto del hombre como de la mujer.

Salud íntima (Foto. Freepik)
Salud íntima (Foto. Freepik)

time 1 min

03.12.2021 - 11:00

Las verrugas genitales son uno de los tipos más comunes de infecciones de transmisión sexual, ya que son lesiones benignas que se transmiten principalmente por vía sexual, y que aparecen en la zona genital y anal tanto del hombre como de la mujer.

Según explica el Hospital Universitario de Fuenlabrada, están causadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH). Existen más de 150 tipos diferentes de VPH, de los cuales cerca de 40 tipos afectan la piel y mucosas del tracto ano-genital del hombre y de la mujer.

''Tienen el aspecto de excrecencias carnosas que aparecen en la zona genital y anal. La apariencia puede variar mucho de unas personas a otras. Pueden ser elevadas o planas, únicas o múltiples, pequeñas o grandes. Pueden agruparse en forma de ''coliflor'', ser rosas, blanquecinas o del color de la piel'', detallan desde el Hospital Universitario de Fuenlabrada.

Son lesiones benignas que se transmiten principalmente por vía sexual, y que aparecen en la zona genital y anal tanto del hombre como de la mujer

Una inspección visual basta para el diagnóstico la mayoría de ocasiones, pero a veces es precisa de una pequeña biopsia para la confirmación definitiva.

''Para las mujeres, es importante hacerse exámenes pélvicos regulares y citología vaginal (prueba de Papanicolaou), que pueden ayudar a detectar los cambios vaginales y cervicales causados por las verrugas genitales o los primeros signos de cáncer cervicouterino'', señalan en Mayo Clinic.

En cuanto al tratamiento, existen diversos procedimientos tanto médicos como quirúrgicos. Ninguno es mejor que los demás y no existe ninguno eficaz en todos los pacientes o para todos los tipos de verrugas, por lo que la opción terapéutica se debe ajustar a cada caso clínico.

''Entre los tratamientos que se pueden aplicar por el propio paciente se encuentran el imiquimod, la podofilotoxina y las sinecatequinas. Entre los que son aplicados por el médico se encuentran la crioterapia, electrocoagulación, láser, ácido tricloroacético y la extirpación quirúrgica'', concluyen desde el Hospital Universitario de Fuenlabrada.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto