NUEVO ESTUDIO

Los aerosoles finos emitidos al hablar y cantar, claves en la transmisión de la Covid-19

Un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad Nacional de Singapur (NUS) reveló que las partículas del SARS-CoV-2 pueden ser aerosolizadas por un virus infectado durante la conversación y el canto.

Micrografía electrónica de barrido coloreada de una célula apoptótica (rosa) muy infectada con partículas del virus SARS COV 2 (verde), aislada de una muestra de un paciente. (Foto. EP)
Micrografía electrónica de barrido coloreada de una célula apoptótica (rosa) muy infectada con partículas del virus SARS COV 2 (verde), aislada de una muestra de un paciente. (Foto. EP)

time 3 min

18.08.2021 - 13:00

Se pensaba que la enfermedad de la COVID-19 se propaga principalmente cuando una persona infectada tose o estornuda, pero se sabe poco sobre su transmisibilidad a través de actividades como respirar, hablar y cantar.

Un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad Nacional de Singapur (NUS), y realizado en el Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas (NCID), reveló que las partículas del coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) pueden ser aerosolizadas por un virus infectado durante la conversación y el canto. También encontraron que los aerosoles finos (menos de 5 micrómetros o μm) generados a partir de estos dos tipos de actividades contienen más partículas virales que los aerosoles gruesos (más de 5 μm). 

Los investigadores concluyeron que los aerosoles respiratorios finos pueden desempeñar un papel importante en la transmisión del SARS-CoV-2, especialmente en un ambiente interior 

Los investigadores concluyeron que los aerosoles respiratorios finos pueden desempeñar un papel importante en la transmisión del SARS-CoV-2, especialmente en un ambiente interior y, por lo tanto, deben tenerse en cuenta al planificar las medidas de prevención de infecciones.

“Si bien los estudios anteriores han establecido la cantidad relativa de aerosoles (o la cantidad de partículas) producidas a través de actividades similares, no midieron la cantidad de partículas del virus del SARS-CoV-2 generadas. Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que cuantifica y compara las partículas de SARS-CoV-2 en aerosoles generados a través de la respiración, el habla y el canto. Por lo tanto, el trabajo de nuestro equipo proporciona una base para estimar el riesgo de transmisión de la infección", dijo el profesor asociado y líder del proyecto. Tham Kwok Wai, del Departamento de Entorno Construido de la Escuela de Diseño y Medio Ambiente de NUS.

El estudio se publicó por primera vez en línea en la revista Clinical Infectious Diseases el 6 de agosto de 2021. Un día después de su publicación, el artículo se clasificó entre el 5% superior de todos los resultados de investigación calificados por la empresa de ciencia de datos Altmetric, y recibió uno de se tuvo en cuenta el puntaje de atención más alto después de diferentes factores, como el alcance relativo de los sitios de redes sociales, blogs, documentos de políticas y más.

El estudio involucró a 22 pacientes positivos para COVID-19 que fueron admitidos en el NCID de febrero a abril de 2021. El NCID fue el sitio de investigación que seleccionó y reclutó a los pacientes, toda vez que realizó la secuenciación del genoma completo para determinar sus cepas virales de infección.

Los participantes tuvieron que realizar tres actividades espiratorias separadas el mismo día. Estas actividades consistieron en 30 minutos de respiración, 15 minutos de conversación en forma de lectura en voz alta de pasajes de un libro infantil y 15 minutos de cantar diferentes canciones, con descanso entre actividades.

Los participantes debían realizar estas tres actividades utilizando un equipo de recolección de exhalación especialmente diseñado conocido como Gesundheit-II

Los participantes debían realizar estas tres actividades utilizando un equipo de recolección de exhalación especialmente diseñado conocido como Gesundheit-II. Este equipo fue puesto a disposición para esta investigación por su inventor, el profesor Donald Milton de la Universidad de Maryland, quien es uno de los coautores del artículo y colaborador del proyecto. En los estudios, se pidió a los participantes que colocaran la cabeza en la entrada en forma de cono del equipo. Este cono sirvió como una campana de ventilación donde el aire se dibuja continuamente alrededor de la cabeza del participante, lo que permite la recolección de partículas espiratorias en el muestreador de conexión.

Los aerosoles se recogieron en dos fracciones de tamaño, a saber, grueso (más de 5 µm) y fino (menor o igual a 5 µm). La carga viral de la muestra se cuantificó utilizando un método conocido como reacción en cadena de la polimerasa cuantitativa con transcripción inversa.

“Observamos que es probable que los pacientes con COVID-19 que se encuentran en una etapa temprana del curso de la enfermedad arrojen niveles detectables de ARN del SARS-CoV-2 en los aerosoles respiratorios. Sin embargo, la variación de persona a persona en la emisión de virus fue alta. Sorprendentemente, algunos pacientes liberaron más virus al hablar que al cantar”, compartió la co-líder del proyecto, la doctora Kristen Coleman, de la Facultad de Medicina de Duke-NUS.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto