Hay varios posibles candidatos

Proteína S, el punto de partida de la búsqueda de la vacuna contra la Covid-19

Alguna de las vacunas experimentales frente a SARS y MERS se ensayaron posteriormente en humanos en ensayos clínicos fase I aunque ninguna consiguió pasar a las siguientes fases.

Piden la puesta en marcha de un Plan de Investigación en Cáncer con el que abordar retos pendientes (Foto. Freepik)
Piden la puesta en marcha de un Plan de Investigación en Cáncer con el que abordar retos pendientes (Foto. Freepik)

time 3 min

08.05.2020 - 17:45

Hasta que no exista una vacuna eficaz contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 la vida no volverá a la normalidad. Una afirmación que han reiterado en numerosas ocasiones desde el Gobierno y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, comparecía hace unas horas en la última Comisión de Ciencia celebrada en el Senado para informar de las líneas de actuación de su departamento para hacer frente a la pandemia. La búsqueda de una vacuna contra la Covid-19 ocupa un papel fundamental dentro de sus acciones al igual que en el resto de países. Y es que las vacunas han demostrado ser instrumentos muy eficaces a la hora de controlar las enfermedades infecciosas.

Tal y como informan desde el Ministerio de Sanidad a través de un nuevo informe, las investigaciones realizadas en modelos animales con vacunas frente a los virus SARS y MERS, han demostrado que las que están basadas en la proteína S inducen anticuerpos que previenen una infección posterior por el correspondiente virus.

Alguna de las vacunas experimentales frente a SARS y MERS se ensayaron posteriormente en humanos en ensayos clínicos fase I, que son ensayos que incluyen menos de 50 personas y sólo permiten aportar datos iniciales de seguridad. Ninguna de ellas logró su pase a ensayos de fases 2 y 3, que hubieran permitido valorar la respuesta inmune inducida y la protección conferida frente a la enfermedad. Motivo por el que el desarrollo de ensayos clínicos en humanos frente al virus SARS-CoV-2 ha comenzado prácticamente desde cero.

El desarrollo de ensayos clínicos en humanos frente al virus SARS-CoV-2 ha comenzado prácticamente desde cero

Pero se cuenta con una pequeña base que actúa como punto de partida para las actuales investigaciones. Si atendemos a la mayoría de las posibles vacunas en las que se está trabajando actualmente, la gran mayoría parten del estudio de la citada proteína S que se une al receptor celular y media la actividad de fusión de membranas.

Entre las aproximaciones en estudio están vacunas basadas en:

1) Proteína S recombinante purificada, bien como proteína completa, como un fragmento o como proteína de fusión.

2) Proteína S expresada in vivo a partir de un virus recombinante, en una aproximación similar a la utilizada con las vacunas frente ébola, en los cuales la proteína del virus ébola se expresan a partir de un virus de la estomatitis vesicular, un adenovirus humano (Ad3, Ad5 y Ad26) o de chimpancé (ChAd3), o un virus vacunal recombinante (cepa MVA).

3) Proteína S expresada a partir de una vacuna basada en ácidos nucleicos (mRNAs o DNA).

Las vacunas basadas en ácidos nucleicos son fáciles de fabricar y de hecho con alguna de ellas ya se ha iniciado estudio en Fase 1. Es relevante, que recientemente se ha celebrado una reunión con Agencia Reguladoras de varios continentes que han indicado las directrices generales de experimentación preclínica necesaria antes de empezar ensayos clínicos en humanos.

La experimentación en animales con vacunas frente a SARS y MERS mostró que alguna de ellas inducía una respuesta inmune que producía un daño inmunopatológico

Una dificultad para el desarrollo de las vacunas frente al virus SARS-CoV-2, es que la experimentación en animales con vacunas frente a SARS y MERS mostró que alguna de ellas inducía una respuesta inmune que producía un daño inmunopatológico (caracterizado por eosinofilia) en los pulmones cuando el animal vacunado se desafiaba con el correspondiente virus salvaje.

Este daño parece estar relacionado con la inducción de una respuesta inmune de tipo Th2, y parece ser similar a un fenómeno descrito desde hace tiempo para vacunas de sarampión y del virus respiratorio sincitial.

El mecanismo por el cual determinadas vacunas frente al virus SARS puedan inducir este fenómeno no está claro y además no se sabe cómo trasladar la repercusión clínica de este efecto observado en animales a humanos.

En cualquier caso, el desarrollo clínico de cualquier vacuna frente a virus SARS-CoV-2 debe tener en cuenta este aspecto. Cabe señalar que se han descrito modelos animales que reproducen la enfermedad en humanos. Sin duda estos modelos permitirán probar la eficacia e inmunopatología inducida por cualquier vacuna experimental antes de ensayarla en humanos.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (1)
0 + 0 -
Antonio Martínez, 2021-03-08 17:19:01

Tengo 87 años y tengo deficit de la proteína S. He sufrido 3 trombosis. La primera msénterica, que me tuvieron que cortar aproximadamente un metro de intestino. Estando en el hospital y antes de darme el alta sufrí otra trombosis en el brazo izquierdo.estando anticuagulado . Después de un año tomando sintrom tuve otra trombosis en el mismo brazo. Como la puerta de entrada de la vacuna Covid es precisameente a través de la proteína S , creo que no debo vacunarme Por favor vean mi caso

0 + 0 -
Antonia, 2021-07-14 11:34:14

ANtonio no te vacunes y escucha a la farmacéutica Marisa García Alonso. No todo el mundo se debería de vacunar y menos los que tienen déficit de proteina S.

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto