SEGUNDA VUELTA DE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES

Macron o Le Pen: ¿Cómo es la sanidad de Francia y en qué se parece a la de España?

Con motivo de la celebración de las elecciones presidenciales de Francia de este domingo, en ConSalud.es hacemos una comparativa entre el sistema sanitario francés, basado en el seguro social, y el español.

Emmanuel Macron y Marine Le Pen, candidatos a la presidencia de la República Francesa para la segunda vuelta (Foto: ConSalud)
Emmanuel Macron y Marine Le Pen, candidatos a la presidencia de la República Francesa para la segunda vuelta (Foto: ConSalud)

time 4 min

23.04.2022 - 00:00

Francia celebra este domingo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, tras una primera ronda en la que los votantes eligieron mayoritariamente a Emmanuel Macron y a Marine Le Pen. Ambos candidatos han tratado de captar hasta el último momento la confianza de los votantes, a pesar de que evidencian modelos políticos diferentes, también en el ámbito sanitario.

Con motivo de esta convocatoria electoral, en ConSalud.es hemos analizado cómo funciona el sistema sanitario de Francia y qué similitudes y diferencias muestra en comparación con el Sistema Nacional de Salud (SNS) de España. Para ello, tomamos como referencia el informe ‘Los sistemas sanitarios en los países de la UE’, publicado por el Ministerio de Sanidad. A pesar de la cercanía entre ambos países, los datos indican que en lo esencial hay bastantes contrastes.

El sistema francés sigue el modelo Bismarck, basado en un método de seguro social, mientras que el español pertenece al modelo Beveridge, centrado en un servicio nacional de salud

La principal diferencia es que los sistemas sanitarios de Francia y de España pertenecen a modelos diferentes. El francés sigue el modelo Bismarck, basado en un método de seguro social, mientras que el español pertenece al modelo Beveridge, centrado en un servicio nacional de salud. A estos dos prototipos pertenecen los 27 Estados miembros de la Unión Europea (UE).

FRANCIA Y EL MODELO BISMARCK

Las principales características del sistema sanitario al que pertenece Francia es que se trata de un sistema de seguros sociales, los cuales están financiados “por cuotas obligatorias pagadas por empresarios y trabajadores” o a través de impuestos. Estos recursos van dirigidos a los llamados “fondos” que son gestionados por entidades no gubernamentales, reguladas por ley.

El sistema francés se financia "por cuotas obligatorias pagadas por empresarios y trabajadores” o a través de impuestos

En este sentido, son los “fondos” los que contratan a hospitales o médicos “para que provean los servicios a los asegurados mediante contratos basados en un presupuesto o mediante pago por acto”. Igualmente, también se caracteriza por desarrollar sistemas de reembolso y por contar con copagos por parte de los usuarios.

A este modelo de seguridad social pertenece una mayoría de países de la UE. Además de Francia, también siguen una línea similar Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Croacia, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Grecia, Hungría, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos, Polonia, República Checa y Rumanía.

ESPAÑA Y EL MODELO BEVERIDGE

En el caso del sistema al que se adscribe España, como un servicio nacional de salud, su principal característica es que predomina su financiación a través de impuestos y de los Presupuestos Generales del Estado y autonómicos. Aunque existe un porcentaje de sector privado, se da un importante control gubernamental y la implicación en la gestión de las políticas sanitarias.

En España, el Sistema Nacional de Salud se financia a través de impuestos y de los Presupuestos Generales del Estado y autonómicos

De forma mayoritaria, está garantizado un acceso universal a la asistencia, aunque también se dan algunos copagos por parte de los usuarios. Esta atención tiene como papel protagonista al médico general, que es quien controla la derivación de los pacientes a los especialistas y quien es responsable de un listado de personas.

Al igual que España, a este modelo sanitario pertenecen también países europeos como Chipre, Dinamarca, Finlandia, Irlanda, Italia, Letonia, Malta, Portugal, Reino Unido y Suecia.

PRINCIPALES DIFERENCIAS ENTRE PAÍSES

En base a estas características, el informe precisa el nivel de acceso de los ciudadanos a la asistencia sanitaria. A pesar de estas particularidades, el 99,9% de la población de Francia cuenta con “cobertura sanitaria financiada con fondos públicos”, por un 100% en el caso de la población española “con residencia legal”.

En España, la Atención Primaria es el filtro para que un paciente tenga acceso a los especialistas; en Francia, la población no tiene un médico asignado, como ocurre en nuestro país

Como hemos mencionado, la Atención Primaria es el filtro en nuestro país para que los pacientes puedan tener acceso a los especialistas. En el caso francés, no es así, aunque los pacientes tienen ventajas si son derivados. Por su parte, mientras que en España el paciente tiene un médico asignado, en Francia no.

De forma general, el modelo predominante de provisión y organización de la Atención Primaria en España es la sanidad pública, mientras que los médicos y resto de profesionales sanitarios se agrupan por especialidades. Mientras, en Francia predomina la provisión privada y únicamente se agrupan los médicos. En cuanto a la atención especializada ambulatoria, en nuestro país existen los centros de especialidades y las consultas externas de hospitales públicos, por las prácticas en grupos en el caso francés.

CARTERA, COPAGO Y REMUNERACIÓN

En España contamos con una cartera de servicios sanitarios básica que está definida a nivel central y la elección de médico en Primaria es libre. En estos casos, coincidimos con Francia. Mientras, la elección para la atención especializada es “limitada” aquí, mientras que es más flexible en el país vecino, siendo posible también en los hospitales “bajo determinadas circunstancias”.

En el país vecino se paga por servicios como el ingreso en un hospital, el acceso a pruebas de laboratorio o a la atención especializada; en Espapa, solo a veces para acceder a fármacos por receta

En cuanto al copago de servicios sanitarios, en Francia se aporta dinero para prácticamente todos: acceso a Primaria y a la atención especializada, el ingreso en un hospital, pruebas de laboratorio o de diagnóstico por imagen y acceso a fármacos por receta. Mientras, en España únicamente existe copago en el último caso.

Finalmente, remuneración de los profesionales sanitarios se fija por salario y capacitación para los médicos de Primaria en nuestro país, y por salario para los especialistas ambulatorios y hospitalarios. Por su parte, los franceses pagan por servicio a sus profesionales de Primaria y ambulatorios y por salario a los hospitalarios.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto