SITUACIÓN DE LA ENFERMEDAD EN ESPAÑA

Enfermedad de Lyme: ¿Por qué crecen los casos en España?

Estos últimos meses se ha hablado de un aumento de los caso de Lyme. El Dr. Oteo, experto en Infecciosas, cuenta si este incremento de los casos es real o se debe a otros factores

Garrapata (Foto: Freepik)
Garrapata (Foto: Freepik)

time 4 min

19.07.2022 - 17:45

La revista “BMJ Global Health” publicó el pasado mes de junio un estudio en el que aseguraba que más del 14% de la población mundial probablemente padece o ha padecido la enfermedad de Lyme.

En España, el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) publicaba ese mismo mes un boletín epidemiológico en el que mostraba cómo la tasa de hospitalización había aumento un 191,80% de 2005 a 2019. A primera vista, las cifras parecen preocupantes, pero ¿es un aumento de casos real?

“Cuando se diagnosticaron los primeros casos de enfermedad de Lyme a finales de 1980, era una rareza. No fue hasta el 82, en América, que dieron con el efecto causal. Ahora conocemos la enfermedad y al saber diagnosticarla están aumentando los casos”, explica el Dr. José A. Oteo Revuelta, jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas y director del Laboratorio de Patógenos Especiales (Centro de Rickettsiosis y Enfermedades Transmitidas por Artrópodos Vectores). No obstante, este experto asegura que hay más causas, "como el aumento de las picaduras de garrapatas y sobre todo ahora en verano”.

“Cuando se diagnosticaron los primeros casos de enfermedad de Lyme a finales de 1980, era una rareza. No fue hasta el 82, en América, que dieron con el efecto causal. Ahora conocemos la enfermedad y al saber diagnosticarla están aumentando los casos”

La realidad es que cuanto más tiempo permanezca la garrapata adherida a tu piel, mayor será el riesgo de contraer la enfermedad. Es improbable que la garrapata te transmita la enfermedad de Lyme si permanece adherida durante menos de 36 a 48 horas. Además, la garrapata debe estar infectada por la bacteria Borrelia burgdorferi, que tiene diferentes genoespecies. En España, la garrapata más común es la Ixodes ricinus.

“Aunque I. ricinus está ampliamente distribuida por la Península Ibérica y puede estar activa durante todo el año. La mayoría de los casos se producen en la zona norte o noreste con picos de máxima incidencia en primavera, verano y principio de otoño”, asegura el Dr. Oteo.

Por otro lado, el mejor marcador clínico de la infección por B. burgdorferi, correspondiente a una fase precoz localizada de la infección, es el desarrollo del denominado eritema migratorio. Se trata de una lesión cutánea que aparece en el centro de la picadura, y que se caracteriza por el desarrollo de una pápula eritematosa que se expande por los bordes y se aclara por el centro adoptando en muchos casos aspecto de diana. Aparece a los pocos días de la picadura y raramente más tarde de 3 semanas.

"La mayoria de las personas con enfermedad de Lyme no ingresan y es muy rápido de reconocer si vas al medico con una picadura"

“La lesión es indolora y puede adoptar diferentes tonalidades. Pueden observarse lesiones satélites por diseminación cutánea de la espiroqueta y en cerca de la mitad de los casos. El eritema desaparece espontáneamente en semanas o meses aunque el paciente no reciba antimicrobianos”, comenta el Dr. Oteo.

En algunos pacientes es posible que tras la picadura de una garrapata infectada no se desarrolle un eritema migratorio o que este pase desapercibido, se trate incorrectamente, o se confunda con otra lesión. En estas situaciones, algunas personas desarrollan las manifestaciones clínicas propias de la diseminación precoz de la bacteria.

Respecto a esto, “en España es frecuente la afectación del sistema nervioso con el desarrollo de meningorradiculitis linfocitaria acompañada o no de parálisis del nervio facial de forma única o bilateral (Síndrome de Bannwarth) y afectaciones radiculares de miembros que suelen acompañarse de contracturas musculares dolorosas. Pueden desarrollarse otras manifestaciones neurológicas y en el caso de los niños lo más frecuente es la parálisis facial”.

"La buena noticia es que si se detecta esta enfermedad, sin dejar que evolucione mucho, se cura muy bien con el tiempo, ya se por un antibiótico por vía oral como por vía venosa"

Por otro lado, esta enfermedad se confunde con otras por los síntomas que pueden aparecer. Por ejemplo, unos de los síntomas es la artritis de grandes articulaciones y se puede confundir con una enfermedad reumática. También aparecen manifestaciones tardías en la enfermedad, como la encefalomielitis, esclerosis múltiple, demencia, o acrodermatitis crónica atrófica, aunque “son poco frecuentes en España y Europa”, comenta el Dr. Oteo.

Pero, por el momento, según explica el experto en enfermedades infecciosas, la enfermedad de Lyme tiene fácil cura si se detecta a tiempo: "La buena noticia es que si se detecta esta enfermedad, sin dejar que evolucione mucho, se cura muy bien con el tiempo, ya sea por un antibiótico por vía oral como por vía venosa. La amoxicilina suele ser un buen medicamento que puede repercutir en los síntomas". En cambio, solo se hace un ingreso hospitalario cuando el Lyme presenta los síntomas tardíos y empieza a ser preocupante: "Quiero resaltar que la mayoria de las personas con enfermedad de Lyme no ingresan y es muy rápido de reconocer si vas al medico con una picadura".

¿EXISTE EL LYME CRÓNICO?

"Últimamente se ha hablado mucho de la enfermedad de Lyme crónica. Es un tema en el que hay mucha discusión. Se dice que la Borrelia burgdorferi puede escapar de la respuesta inmunitaria que generamos y se resiste a los antibióticos que utilizamos de forma convencional. Pero esto no está muy bien demostrado. Aun así, la mayoría de sociedades científicas piensan que este cuadro tiene que ser más investigado, porque no está claro que lo esté produciendo esta bacteria", comenta el Dr. Oteo.

El experto en Infecciosas reconoce que lo adecuado no es decir "Lyme crónico", sino Lyme persistente"

Se considera como enfermedad crónica aquella que por lo general dura tres meses o más, que es posible que empeore con el tiempo y que no tiene cura. Ante esto, el experto en Infecciosas reconoce que lo adecuado no es decir "Lyme crónico", sino "Lyme persistente". "Después de tener una enfermedad infecciosa, muchas personas se quedan cansadas, con dolores articulares o musculares. Esto es lo que hace que lo asociemos con el Lyme persistente", añade.

Sin embargo, no cierra la puerta a que exista una posibilidad de que los síntomas de Lyme pueden durar más de lo esperado, pero es correcto tildarlo de "Síndrome Post-Lyme". "Cuando se tiene enfermedad de Lyme o la desarrollas sin diagnosticarla, hay personas que sí se encuentran durante unos meses cansados, con déficit de concentración y dolores articulares. Eso es porque tienen este síndrome", concluye.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto