Podría adelantarse y ser más virulenta

Máxima incertidumbre ante la temporada de gripe y la eliminación de medidas Covid-19

La supresión de la mayoría de medidas e intervenciones no farmacológicas destinadas a controlar la pandemia aumentan la preocupación sobre la repercusión que podría tener en la temporada de gripe.

Una paciente se vacuna de la gripe (Foto: Glòria Sánchez - Europa Press)
Una paciente se vacuna de la gripe (Foto: Glòria Sánchez - Europa Press)

time 4 min

11.10.2021 - 17:45

De acuerdo a los datos ofrecidos por el Sistema de Vigilancia de Infecciones Respiratoria del Instituto de Salud Carlos III, España solo aisló 12 casos de gripe el año pasado. La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa de que entre septiembre de 2020 y enero de 2021, solo el 0,2% de las muestras recogidas en todo el mundo resultaron positivas en gripe. Los expertos explican que esta atípica situación encuentra su origen en el espacio ecológico habitual ocupado por el virus de la gripe, ahora controlado por el SARS-CoV-2. Las medidas preventivas e intervenciones no farmacológicas establecidas como mecanismos de control de la Covid-19 han reducido la presencia de gripe a niveles prácticamente inexistentes. La pregunta que todos nos hacemos ahora es clara: ¿qué nos espera en la temporada de gripe que se inicia ahora?

La primera de las preocupaciones reside en la mejora de la situación epidemiológica. Los datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad muestran que nuestro país se encuentra con una incidencia acumulada a 14 días por debajo de los 50 casos por cada 100.000 habitantes. Lo que se traduce en un riesgo bajo. Situación que se ha traducido en las últimas semanas en la eliminación progresiva de restricciones y medidas gracias al buen avance de la vacunación contra la Covid-19.

La vacunación contra la gripe de los grupos que presentan un mayor riesgo es fundamental. El Ministerio de Sanidad no ha dado a conocer todavía el porcentaje de vacunación relativo a la temporada 2020-2021, por lo que los últimos datos disponibles pertenecen a la temporada 2019-2020. En este periodo se alcanzó una cobertura del 53,5% en personas de 65 años de edad y más. El peor dato en los últimos 24 años.

Según los últimos informes del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España (SVGE), desde el inicio de la campaña 2020-2021 se han detectado dos casos de gripe B según la vigilancia de Infección Respiratoria Aguda en Atención Primaria (IRAs) y un caso de gripe A no subtipado según los datos de Infección Respiratoria Aguda Grave (IRAG) en hospitales.

Algunos estudios apuntan a que, debido precisamente a su casi inexistente presencia en la temporada anterior, este año la gripe podría adelantarse y ser más virulenta como consecuencia de la supresión de las medidas destinadas a controlar la pandemia.

Según los últimos informes del SVGE, desde el inicio de la campaña 2020-2021 se han detectado dos casos de gripe B según la vigilancia de Infección Respiratoria Aguda en Atención Primaria (IRAs) y un caso de gripe A no subtipado según los datos de Infección Respiratoria Aguda Grave (IRAG) en hospitales

Dos estudios (pre-impresos y a la espera de ser revisados por pares) realizados por investigadores de la Universidad de Pittsburgh, advierten de que la presencia del virus de la gripe ha sido mínima desde marzo de 2020, mes en el que la pandemia estalló a nivel global. Hecho que se traduce en una “reducida inmunidad entre la población”, que ahora, tras la relajación de medidas y restricciones podría derivar “en una temporada de gripe más temprana y, posiblemente, más grave”.

“Gran parte de la inmunidad que tenemos entre la población se debe a que las personas contrajeron influenza el año pasado. Si tenemos una cepa similar circulando este año, contarán con inmunidad”, pero la situación cambia si la cepa varía notablemente alertaba recientemente en una conferencia de prensa el doctor Mark Roberts, director del Laboratorio de Dinámica de Salud Pública de la Escuela de Graduados de Salud Pública de la Universidad de Pittsburgh. En resumen, sus temores apuntan a que la drástica disminución de casos experimentada en el año y medio de pandemia vivida tiene el potencial de aumentar preocupantemente los casos en el contexto de relajación de medidas actual.

"La vacuna que se ha desarrollado para este año se ha hecho en base a los virus que circulaban el año pasado, que fueron mínimos. Con lo cual, no tenemos una vacuna basada en varios virus de la gripe"

Uno de los estudios va un paso más allá y toma como punto de partida la cepa del año anterior y la de este sea o no distinta. Su conclusión es clara: los niños pueden erigirse como el grupo poblacional más vulnerable. En España solo se vacuna a los niños contra la gripe si presentan enfermedades respiratorias y/o cardiovasculares. Cabe señalar que, de forma general, los casos de gripe en menores y en gran parte de la población se cursan de forma leve y no requieren hospitalización.

“Es una hipótesis que tiene como punto de referencia que el año pasado no hubo gripe y, por lo tanto, no se recibió el refuerzo que la población suele tener a través de la infección natural. Por otra parte, la vacuna que se ha desarrollado para este año se ha hecho en base a los virus que circulaban el año pasado, que fueron mínimos. Con lo cual, no tenemos una vacuna basada en varios virus de la gripe”, explica a ConSalud.es Fernando Moraga-Llop, vicepresidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV).

“Este año, en principio, va a circular menos SARS-CoV-2 porque la población está vacunada. Dada la mejora de la pandemia, algunas medidas preventivas como el uso de mascarilla o el distanciamiento social van a disminuir y estas, en buena parte, fueron las que evitaron la circulación de virus el año pasado”, añade.

“Prioritariamente deben vacunarse todos aquellos grupos de riesgo como los mayores de 60-65 años en función del umbral fijado por cada comunidad autónomas, todos los mayores de seis meses que presenten enfermedades de riesgo y los profesionales que tengan un mayor riesgo no solo de infectarse sino de transmitir la infección como son los sanitarios, personal de las residencias de ancianos o cuerpos de seguridad”, explica afirmando que, desde su experiencia, aconsejaría la vacunación general de los niños. “Especialmente entre los seis meses y los cinco años porque los niños con la gripe, a diferencia de lo que pasa con el SARS-CoV-2, se sabe que son los actores principales en la transmisión de la infección en la comunidad. Siempre priorizando los grupos por riesgo, edad o profesión”.

En base a la evidencia científica con la que se cuenta no duda a la hora de asegurar que “no existe problema” a la hora de administrar a la vez los refuerzos de la Covid-19 y las vacunas contra la gripe. “Se puede hacer de forma simultánea el mismo día”.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto