EL MEJOR SECRETO DE BELLEZA

Los beneficios de dormir bien

Dormir es un ritual de belleza fundamental para cuidar nuestro organismo y nuestra piel.

Dormir. (Foto. Freepik)
Dormir. (Foto. Freepik)

time 3 min

12.03.2022 - 22:00

¿Sabías que mientras duermes, tu organismo renueva células y repara todos los daños que recibe? Por eso, dormir bien es uno de los mejores trucos de belleza. !No lo pienses más! añade horas de sueño de calidad a tu día a día. 

Es muy común que existan dificultades para conciliar el sueño, descansar y dormir bien debido al ritmo de vida frenético y el estrés al que estamos sometidos a diario. Sin embargo, cuando se trata de la rutina de belleza, dormir puede ser lo más parecido a la fuente de la juventud. La piel se repara y se recupera durante las horas de sueño y eso conlleva una amplia lista de beneficios para el aspecto físico. La clave está en dormir al menos entre 7 y 8 horas con un descanso de calidad.

Al dormir más y mejor la piel del rostro estará más joven, más fresca, más brillante y más elástica. El sueño no es solo reparador sino también tonificante. Por el contrario, si no descansas como corresponde tendrás la piel áspera y apagada, en definitiva, sin vida

Si quieres conseguir una piel más rejuvenecida, con menos arrugas, un cabello más brillante y bonito y los ojos menos hinchados, descansar es una de las mejores técnicas para lograrlo. 

BENEFICIOS DE DESCANSAR 

  • Menos arrugas. La piel produce colágeno nuevo mientras duerme, lo que evita la flacidez. Esto es parte del proceso de reparación y más colágeno significa que la piel está más tersa y por lo tanto tenderá a tener menos arrugas. Además, dormir menos provoca mayor sequedad cutánea, lo que puede hacer que las líneas de expresión resulten más visibles.
  • Una tez resplandeciente. El cuerpo aumenta el flujo de sangre que circula por la piel mientras se duerme, por lo tanto, a más horas de sueño, más radiante se ve la piel. Por el contrario, a menos horas de sueño, la piel se despierta más opaca y con menos vitalidad.
  • Ojos más brillantes y menos hinchados. Las bolsas y las ojeras son las mejores amigas del insomnio y también de las noches de poco sueño. Los ojos hinchados son una de las primeras cosas que notamos cuando no dormimos o descansamos bien. Cuando la sangre no fluye bien, es decir, cuando se dan pocas horas de sueño, ésta puede acumularse debajo de los ojos y volverse visible, ya que la piel es muy delgada. La decoloración debajo de los ojos también puede ser causada por los genes, la edad y el aumento de melanina (el pigmento marrón en la piel que hace que se broncee con el sol). Si este es el caso, la falta de sueño puede empeorar el problema debajo de los ojos. Es fundamental por tanto mantener una buena rutina de sueño, una correcta hidratación y elevar la cabeza con una almohada por la noche para despertar con una mirada saludable y radiante.

 La clave está en dormir al menos entre 7 y 8 horas con un descanso de calidad

  • Cabello más saludable y completo. La pérdida de cabello, la rotura, el daño e incluso el crecimiento pueden verse afectados por la falta de sueño. Los folículos pilosos (donde comienza el crecimiento del cabello) obtienen nutrientes, vitaminas y minerales del flujo sanguíneo. Dado que el flujo sanguíneo disminuye cuando no dormimos bien, el cabello recibe menos alimento, se debilita y tiene dificultad para crecer. La falta de sueño también puede generar más estrés y esto provoca un aumento de la hormona cortisol, lo que puede provocar la caída del cabello.
  • Apariencia más feliz y saludable. Dormir poco puede hacer que las comisuras de los labios se caigan lo que da el aspecto de un rostro más triste. Cuando estamos cansados, las expresiones faciales cambian de manera sutil y constante, por ejemplo, tendemos a fruncir el ceño más. Los ojos rojos e hinchados, las ojeras, los párpados caídos y la piel más pálida también son señales que pueden aportar aspecto cansado.
  • Los productos de cosmética funcionan mejor tras un buen descanso. La piel puede concentrarse en repararse durante las horas de sueño ya que no tiene que protegerse del sol ni de los radicales libres (moléculas dañinas del medio ambiente). El flujo sanguíneo también es más constante, y esto ayuda a que la piel se beneficie de los ingredientes reparadores de los productos de belleza. La piel a su vez pierde más agua cuando se duerme que durante el día. Aplicar productos de cosmética hidratantes antes de acostarte y beber mucha agua durante el día ayuda a que la piel se mantenga hidratada durante la noche.

Porque tú eres lo más importante... Estetic.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto