Psicólogos Internos Residentes

Aumentar las plazas PIR: el “punto de partida” para mejorar la salud mental de los españoles

Para cubrir la demanda - cada vez más grande - de psicólogos clínicos en el sistema sanitario, el primer paso es aumentar el número de plazas PIR ofertadas.

Se necesitan más psicólogos clínicos (Foto. Freepik)
Se necesitan más psicólogos clínicos (Foto. Freepik)

time 4 min

10.10.2021 - 00:00

"Tenemos muy pocos profesionales para una demanda altísima". Este es uno de los mantras más repetidos por los psicólogos clínicos. Aún así, el Ministerio de Sanidad - pese a haber mostrado su “compromiso” con la mejora de la salud mental - no parece tomar cartas en el asunto para que la situación cambie.

Este año, Carolina Darias ha presumido de ofertar el mayor número de plazas de Formación Sanitaria Especializada. En Psicología, ha aumentado el total de vacantes para Psicólogo Interno Residente (PIR) en un 3%, lo que se traduce en 204 plazas.

La conclusión de los expertos es clara: no son suficientes. España tiene una ratio de seis psicólogos por cada 100.000 habitantes. Una cifra que queda muy lejos de los 18 profesionales de media a nivel europeo. Estos sanitarios son esenciales en el Sistema Nacional de Salud: se encargan de la evaluación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos mentales. Por esta razón, se estima que se necesitarían, al menos, 422 plazas “para hacer frente a las demandas del sistema”.

 “Si una persona viene, por ejemplo, con depresión, no recibiría el seguimiento necesario y tendría que irse al ámbito privado” con los costes que ello supone

Demandas que no son pocas y han aumentado a raíz de la pandemia de Covid-19. En consecuencia, el déficit de psicólogos clínicos, repercute directamente en el paciente. Fuentes de Revolución PIR, Marea Púrpura, PIR Justo y Más Plazas PIR, informan para este medio que esta carencia se traduce entre otros, en “el doble de espera para los pacientes y entre tres o cuatro meses entre citas”.

Que el Ministerio haya ofertado seis plazas más respecto a la convocatoria anterior, “es mejor que nada” señalan, aunque queda muy lejos de lo que sería necesario para garantizar una atención al paciente de calidad. “Si una persona viene, por ejemplo, con depresión, no recibiría el seguimiento necesario y tendría que irse al ámbito privado” con los costes que ello supone. “La sanidad pública tendría que cubrirlo y asegurarse que nadie tuviera problemas a la hora de recibir tratamiento para cuidar su salud mental”.

Para alcanzar el objetivo de - al menos - 12 psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes, “el punto de partida es aumentar las plazas PIR”, explica para ConSalud.es el portavoz de la Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes (anPIR), Javier Prado Abril. A partir de ahí, se podrían organizar los recursos humanos en base a las necesidades del sistema. Y es que Prado comenta que "formar a un psicólogo clínico lleva tiempo, alrededor de cuatro años”, por lo que en los próximos años, veremos las consecuencias y carencias de no haber aumentado las plazas PIR en esta convocatoria, subraya el psicólogo.

El déficit de plazas PIR, también supone una dificultad añadida para los estudiantes a la hora de acceder a una vacante. El año pasado, había 198 plazas para 4.337 aspirantes. Es decir, una plaza cada 23 opositores PIR. “Siempre sientes que no estás haciendo todo lo que deberías, porque hay muchísimo temario y demanda para tan pocas plazas”, comenta para este medio la opositora PIR, Helena Gallego de la Sacristana.

"Es como si tuvieras un esguince y en vez de reposo, te dieran antiinflamatorios y continuaras funcionando como si no pasara nada. Lo mismo ocurre con la ansiedad y la depresión tratada solo con psicofármacos"

La psicóloga se presenta por segunda vez consecutiva al examen después de quedarse a las puertas de conseguir una plaza. En este sentido, asegura que la complejidad de la prueba, sumado a la escasez de vacantes, la dejó con la sensación de creer que “todo lo que había estudiado, no había servido para nada".

Aunque la ministra de Sanidad, Carolina Darias ha hecho suyo el discurso de “sin salud mental, no hay salud”, desde asociaciones como Revolución PIR defienden que llevan “mucho tiempo detrás de ella exigiendo medidas” y hasta el momento, “no están haciendo caso”. Desde anPIR, Javier Prado sostiene que han enviado diversos documentos con alrededor de 40 recomendaciones para mejorar el borrador de la Estrategia Nacional de Salud Mnetal: “Estamos a la espera de que nos den algún tipo de respuesta para que sirva de algo y sea un debate participativo”, apunta.

“LOS PACIENTES TIENEN DERECHO A RECIBIR PSICOTERAPIA”

La evidencia científica ha constatado que la psicoterapia es más beneficiosa que los fármacos para tratar patologías mentales. España es líder a nivel europeo, junto con Portugal, en el consumo de psicofármacos, lo que no hace más que poner palos en las ruedas al sistema sanitario. “Es como si tuvieras un esguince y en vez de reposo y tratamiento, te dieran antiinflamatorios y continuaras funcionando como si no pasara nada. Lo mismo ocurre con la ansiedad y la depresión tratada solo con psicofármacos: la patología acaba volviéndose crónica”. Y en consecuencia, también el gasto en medicamentos.

Por cada paciente que prefiere tomar pastillas para abordar un problema de salud mental, hay cuatro que prefieren la terapia psicológica

Los más consumidos son las benzodiacepinas, cuya pauta de consumo no se recomienda que supere nunca las seis semanas por su potencial adictivo, explica el portavoz de anPIR. Con todo, en nuestro país vemos personas que están en tratamiento con esta medicación durante más de 20 o 30 años: “El sistema les ha generado una adicción”, sostiene Prado. Además, por cada paciente que prefiere tomar pastillas para abordar un problema de salud mental, hay cuatro que prefieren la terapia psicológica.

En resumen, la pregunta lógica que surge es: si es más barato para el sistema sanitario, hay evidencia científica de que la terapia es más efectiva y beneficiosa para el paciente y hasta los mismos la prefieren antes que los fármacos, entonces, ¿por qué no se promueve la psicoterapia? “Es incomprensible, ¿verdad?”, comenta el psicólogo.

“La salud mental se ha tenido desatendida a nivel político durante mucho tiempo. No están informados y tienden a tomar decisiones a corto plazo”. Además, “muchas de estas decisiones, son ideológicas”, por lo que se hace necesario “empezar a trabajar y gestionar en base a cuestiones científicas”. Se trata de humanidad: “Los pacientes tienen derecho a recibir psicoterapia”, concluye el portavoz de anPIR.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto